Autobiografía y política. Aportes para una arqueología

Egea, Leticia
General

Con posterioridad a diciembre de 2001, en la Argentina se han multiplicado los textos autobiográficos. Si bien el uso del género ha sido frecuente en nuestra cultura, la novedad de la escritura contemporánea es su exigencia de replanteamiento de la categoría puesta en juego en toda autobiografía: la intimidad. Cierta crítica analiza el fenómeno como una restauración ingenua del sujeto moderno, pero tal subjetividad solo pudo ser pensada en un horizonte de relaciones de poder diseñadas en consonancia con la soberanía y la disciplina de los Estados nacionales. El año 2001 transforma la escena de la escritura de sí a raíz de la reconfiguración de las estrategias de poder, donde el Estado ya no precede sino que sobrevive en tanto excrecencia y el Mercado desarticula el entramado institucional que requería el sujeto para conformarse. ¿Cómo narrar sin Estado, sin Historia, sin mundo alternativo, en la inmanencia del Mercado? Lo que se intentará probar es que en el mundo de la fluidez, la escritura autobiográfica –que leemos en Link, Guebel, Pauls, Moreno, Escari, Perez, Gusman, Libertella– ya no se sustenta en la dicotomía público-privado y el sujeto moderno, sino que, proponiendo la intimidad como una zona a construir entre el lenguaje y la vida, pretende desarticular algunos esquemas básicos de nuestro modo de pensar la literatura.