Entre la contemplación del mundo y François Villon: elecciones y continuidades en la imagen de escritor de Raúl González Tuñón desde El violín del diablo

Alle, María Fernanda
General

Este trabajo se propone indagar algunos aspectos de la imagen de escritor que Raúl González Tuñón construye en su primer libro de poemas, El violín del diablo (1926) y que, asumiendo diversas modalidades, tiene continuidad a lo largo de toda su producción. Nos centraremos en dos aspectos medulares: por un lado, la “carencia de vínculos prestigiosos” que lleva a una concepción del conocimiento alejada de los saberes librescos; y, por otro, la elección de la figura de François Villon como máscara del yo poético, en un claro gesto de construcción de un linaje que es, al mismo tiempo, una declaración poética y política. Estos aspectos ponen al descubierto muchas de las características que pueden ser atribuidas a la imagen de escritor que González Tuñón construye: el poeta de los bajos fondos porteños de la década del 20 que registra en su poesía a personajes signados por la carencia; una figura de poeta que comulga con los personajes de esos espacios marginales, que no mira de afuera sino que comparte con ellos sus experiencias. En este sentido, la construcción de esta imagen de escritor significa el inicio de un programa poético-político que, en su derrotero, acabará de definirse en la década del 30 y tendrá continuidad en toda su obra posterior.