Presencia de Roberto Arlt en el incipit de la narrativa de Juan José Saer

Castro, María Virginia
General

Desde la conanización de J. L. Borges a principios de los años 70, la pregunta “¿cómo escribir después de Borges?” ha estado en el horizonte de cada uno de los escritores argentinos al momento de posicionarse en el campo literario. En las primeras obras de los narradores que hoy constituyen “los nombres del consenso” (Sánchez, 2000) de nuestra literatura, se leen ejemplarmente tres posibles respuestas a esta cuestión: escribir ignorando el legado de Borges (Manuel Puig), escribir en contra de Borges (Fogwill), o bien hacer de la conjunción de las dos poéticas que ya para entonces se percibían como las más poderosas y antagónicas de la tradición literaria argentina (Borges y Arlt) el punto de arranque de la propia narrativa (Juan José Saer, Ricardo Piglia). En efecto: en el tomo En la zona (1960), la apuesta parece ser encontrar la propia voz a partir de la conjunción “Borges más Arlt”. En la presente comunicación, además de rastrear la presencia de Roberto Arlt en el incipit de la narrativa sareana, se hipotetizará sobre las razones que condujeron al abandono por parte de Saer de una apuesta tan genial como problemática: sumar Arlt a Borges para encontrar la propia voz.